Descubriendo Suecia – La America de Europa

Descubriendo Suecia – La America de Europa

Un primero de enero decidimos con mi familia que nos reuniríamos en Suecia el próximo año, para pasar todos juntos un “fin de año Europeo” en la casa de mi hermano en Estocolmo, y así fue como mi viaje comenzó 12 meses antes de la llegada al país Escandinavo. Como mi hermano mayor ya reside en Suecia hace un par de años, en mi familia la cultura sueca está muy internalizada y a eso se le suma el hecho que todos los años algunos de nosotros viaja de visitas.

Es así que sinceramente el motivo de mi viaje era simplemente para compartir en familia sin ningún plan de sorprenderme o visitar lugares específicos.

Después de pasar la navidad en París, con mi hermana menor, tomamos un vuelo directo hacia la capital sueca, unas 3hs después ya estábamos aterrizando en el aeropuerto de Arlanda ubicado a más o menos una hora del centro de Estocolmo, conectado por colectivos exclusivos a la línea de metro y transporte público de la ciudad. En mi caso mi familia me estaba esperando así que no tuve que utilizarlo.

Desde que comencé a ver el paisaje sueco al salir del aeropuerto fue inevitable comparar esta ciudad con el norte de Estados Unidos o Canadá. Las grandes corporaciones suecas conviven en conjunto con las marcas americanas rodeadas de grandes masas de pinos y carreteras que generan un paisaje que no había visto antes en Europa.

Ya me habían hablado de la perfección de Suecia pero vivirlo fue una experiencia completamente distinta. Una vez que sales de tu casa nunca más tocaras una puerta, todo es automático y créanme, siempre funcionará al tiempo exacto. Para tomar el transporte público en esta ciudad solo tendrás que comprar una única tarjeta que incluye todos los movimientos que quieras hacer por el tiempo que lo pagues, esto incluye todos los horarios y todas las rutas, ya sea por tierra o por agua, no olvidemos que Estocolmo es prácticamente un conjunto de 14 islas y su provincia se extiende en un archipiélago de más de 24.000 pequeñas extensiones de tierra.

Si bien Estocolmo tiene muchos años de historia eso será algo que no opacará la modernidad que trae consigo. Grandes edificios vidriados son la casa de empresas como Spotify, Ericsson, H&M e incluso IKEA, entre otras, que fueron fundadas en este país nórdico y hoy son reconocidas a nivel internacional.

El centro comercial más grande de toda Escandinavia, “Mall of Scandinavia”, alberga las marcas más reconocidas y presenta una variedad de servicios a la altura de una ciudad capital. Todo es fácil de encontrar y conseguir además de la extrema amabilidad que los nativos siempre tendrán, lo cual debo aclarar que si bien el idioma oficial es el sueco (Svenska), todos hablan el inglés a la perfección por lo cual no tendrán problema en entender. Eso sí, solo si eres turista, de lo contrario agradecerán que respetes su idioma si planeas quedarte e insertarte en su cultura.

A demás de ser la locación en donde se entregan los premios nobel cada año, la capital sueca conserva su “ciudad vieja”, zona conocida como Gamsla Stan, donde Europa se hace presente y podrán caminar por calles empedradas llenas de historia y lugares típicos para comer como tabernas subterráneas o bares culturales fieles al estilo escandinavo. Pero si lo que buscan es diversión nocturna, no esperen hasta muy tarde para salir ya que estos lugares acostumbran a cerrar mucho más temprano durante el invierno.

Un aspecto fundamental a tener en cuenta si quieren visitar esta ciudad es pensar en la época del año en la que quieran hacerlo, ya que al igual que el resto de las ciudades del norte de Europa, Canadá o Rusia, la estación del año influye mucho, no solo por las horas de luz que tendrán durante el día sino también en el comportamiento de la ciudad. En el caso de Estocolmo, durante los meses de diciembre y enero, solo tendrán luz aproximadamente desde las 9am hasta casi las 5pm, lo cual hace que el ritmo de los ciudadanos cambie completamente y los negocios o puntos de interés cierren mucho más temprano de lo normal. Es así que tengan esto en cuenta a la hora de programar su visita ya que los días rinden la mitad de lo que rendirían en épocas de verano. Además de esto no podemos dejar de lado las bajas temperaturas y las nevadas que todo invierno trae.

Como conclusión de estos días en la ciudad me gustaría destacar ciertos aspectos que creo pueden ser de gran utilidad para que se animen y visiten esta ciudad que no suele ser incluida en las típicas rutas de un “EuroTrip”:

CERCANÍA: Suecia está muy al norte en comparación a las demás capitales europeas, es por ello que les recomendaría visitarla en conjunto a otras ciudades nórdicas tanto como Oslo Noruega, Helsinki Finlandia o Tallin Estonia, ya que solo tomando un ferri o un tren se puede llegar en poco tiempo y créanme que los paisajes que verán en el recorrido serán únicos.

MONEDA: La corona sueca (nombre de la moneda local) se diferencia bastante del Euro ya que su valor es mucho menor. A esto se le suma que Suecia es un país relativamente caro aunque en época de descuentos las bajas de precios son abismales en comparación a otras ciudades, lo podrán notar en la ropa, electrónica y los artículos de decoración. Esto suele suceder pasadas las fiestas o una vez finalizado el verano.

PUNTOS DE INTERES: Si quieren ver algo realmente sueco, no dejen de visitar las tiendas de IKEA, donde no solo verán diseño, sino también podrán probar comida sueca de muy buena calidad. Les recomiendo lo incluyan en su recorrido ya que podrán vivir realmente la vida de un sueco en sus días libres, sin la invasión de turistas que encontraran en los centros culturales o museos.

CULTURA: El sueco es por naturaleza muy amable a tal punto que por cordialidad parecerán ser cerrados y poco amistosos, pero les aseguro que esto es solo por respeto. No tendrán ningún problema en contestarles si tienen alguna duda y recuerden que hablan el inglés a la perfección sin importar la edad ni la profesión que tengan. Con caminar por las calles de Estocolmo podrán ver la cultura muy presente ya que la perfección sueca de esta ciudad es lo que la caracteriza.

TRANSPORTE: Como ya dije anteriormente el transporte de Estocolmo es muy sencillo de utilizar y principalmente lo es el metro, que en épocas de invierno será la vía que más querrán usar, ya que todas las estaciones se conectan entre sí sin tener que salir a la superficie. Además cada estación cuenta parte de la historia sueca a través de expresiones artísticas que convierten a cada parada en un museo. Esto está reconocido mundialmente y los sorprenderá apenas bajen las escaleras.

CLIMA: Pensar en visitar un país nórdico en invierno no es de lo más común, pero déjenme decirles que los paisajes que verán y las actividades como patinar sobre hielo en la plaza central o visitar los mercados navideños harán que valga la pena el estar con mucha ropa todo el día. Por otro lado está ciudad en verano celebra mucho el poder tener más horas de sol por lo que verán a la gente disfrutar del aire libre yendo a festivales, concierto o incluso al mismo parque de diversiones que abre sus puertas durante los meses de “calor”.

Así es que como siempre les digo, para vivir la experiencia lo tiene que hacer ustedes mismos y siempre organizar su viaje en la época que crean que va más con ustedes, principalmente en destinos como Suecia donde según el mes del año será el comportamiento del lugar, pero que algo les quede bien en claro, serán siempre bienvenidos!.

 

UN SALUDO VIAJEROS!

 

Por Alejandro P. Bollati, Argentina

 

Síguenos en redes sociales y entérate de nuevas historias¡

De historias y pasaportes

facebook instagram twitter

Alejandro Bollati

instagram

 

Close